DCO Asesores

C/ Sant Ponç nº 55
08520 Les Franqueses del Vallès

Tel: 93.861.64.36 - 686.11.05.25

Horario:
Lunes a jueves de 9.00h a 13:00h y de 15:00h a 19.00h
Viernes de 9:00h a 14:00h

dcoasesores@hotmail.com

IRPF, IVA y Sociedades: así serán los grandes impuestos

11.10.2013 00:00

Los Presupuestos para 2014 contemplan que los ingresos asciendan a 200.496 millones. Una vez aplicadas las transferencias a las comunidades y ayuntamientos, el Estado contará con 128.160 millones frente a los 126.846 millones que se recaudarán este año. Un incremento del 1,3%. Estos son los grandes impuestos:

IRPF

Más ingresos por el ahorro

El impuesto sobre la renta es el tributo más importante por recaudación. En los Presupuestos de 2014, el Ejecutivo plantea ingresar 73.196 millones por este impuesto, un 1,7% más que lo previsto para 2013. Este incremento es posible al prorrogar la subida fiscal que aprobó el Gobierno para los ejercicios 2012 y 2013. La medida supuso elevar hasta siete puntos el tipo marginal máximo.

Además, el Ejecutivo confía en una mejora de las rentas del ahorro, que también tributan por el IRPF. En concreto, las plusvalías hasta 6.000 euros se gravan al 21%; al 25% entre 6.000 y 24.000 euros y, a partir de ese nivel, el gravamen es del 27%.

IVA

Un tributo que recupera su sitio

La recaudación por IVA aportará 54.849 millones el próximo ejercicio, un 2,7% más. El incremento se explica, en buena parte, porque por primera vez desde que empezó la crisis, el gasto privado aumentará. El principal impuesto indirecto ha sufrido sucesivos incrementos fiscales en los últimos tres años y el Ejecutivo asegura que ya no tiene intención de volver a modificar el impuesto. En cualquier caso, Hacienda tiene pendiente elevar el llamado IVA sanitario por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que elevará del 10% al 21% el tipo que aplican las lentillas, gafas graduadas o máquinas de diagnóstico como los rayos X o los escáneres.

Sociedades

A por las grandes empresas

El impuesto sobre sociedades es el único de los grandes tributos que no ha sufrido un incremento del tipo impositivo. Sin embargo, Hacienda ha logrado el mismo efecto recortando las deducciones fiscales, especialmente para las grandes empresas. En el año 2014 se mantienen medidas aprobadas con anterioridad, como el aumento de los pagos fraccionados o los límites para deducir los gastos financieros. Además, el próximo ejercicio tendrá plenos efectos la supresión de la deducción por las pérdidas generadas en el exterior. Todo ello permitirá que la recaudación alcance los 22.327 millones, un 5,4% más que en 2013.

Especiales

Tabaco y alcohol aportan más

La subida fiscal sobre el tabaco y el alcohol que el Gobierno aprobó en junio explica la mínima mejora que registrarán los impuestos especiales, cuya recaudación alcanzará los 20.453 millones en 2014, un 0,5% más que en este ejercicio. Hacienda reconoce que sin estos incrementos fiscales la recaudación global de los impuestos especiales descendería. El actual Gobierno de Mariano Rajo ha elevado en cuatro ocasiones el impuesto sobre el tabaco.

Por otra parte, en junio también subieron los tipos que aplican las bebidas destiladas como el whisky, el ron o la ginebra. La cerveza se salvó del incremento y no está previsto que sufra ninguna modificación al alza.

Hidrocarburos

La recaudación cae un 2,8%

Dentro de los impuestos especiales, el que grava los hidrocarburos es el más importante por recaudación. El impuesto que se aplica sobre los carburantes aportará 9.955 millones al Estado en 2014, un 2,8% menos que en 2013. “Se espera una reducción en los consumos de carburantes, pero mucho más moderada que en años anteriores, en consonancia con el escenario de paulatina recuperación de la actividad económica”, señala el Ministerio de Hacienda.

El descenso que se registrará en 2014 contrasta con el incremento esperado de 2013, cuando la recaudación aumentará un 19,2% debido a medidas fiscales adoptadas por el Gobierno.

El alza fiscal salva los ingresos

Los Presupuestos para 2014 contemplan que los ingresos asciendan a 200.496 millones. Una vez aplicadas las transferencias a las comunidades y ayuntamientos, el Estado contará con 128.160 millones frente a los 126.846 millones que se recaudarán este año. Un incremento del 1,3%. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que la mejora de los ingresos responde a la recuperación económica. Sin embargo, sin la participación de algunas medidas tributarias que actualmente se encuentran en tramitación parlamentaria, los ingresos caerían. Un ejemplo de ello es la prohibición de deducir las pérdidas generadas en entidades participadas ubicadas en el extranjero, una medida que ya avanzó este periódico y que aportará 3.650 millones adicionales a las arcas públicas. Sin esa decisión, los ingresos del Estado central se situarían en 124.510 millones y, por lo tanto, registrarían un descenso del 2,8%.

Las subidas fiscales aprobadas a lo largo de este ejercicio y que tendrán su pleno efecto en 2014 son claves para entender la evolución de los ingresos. Es cierto que, a diferencia de los dos Presupuestos anteriores, las cuentas de 2014 no incorporan grandes incrementos tributarios. Ello no impide que se mantengan las medidas aprobadas en los años precedentes.

Por ejemplo, la subida temporal del IRPFque puso en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy para los ejercicios 2012 y 2013 se ha prorrogado al año 2014. Una decisión que permitirá ingresar 6.843 millones adicionales. En total, el Estado confía en recaudar por el IRPF en torno a 73.200 millones, un 1,7% más. Un incremento que puede sorprender en la medida en que la destrucción de empleo continuará en términos de contabilidad nacional. Montoro recordó que los ingresos derivados del IRPF no solo dependen de las rentas salariales. Las plusvalías por la venta de acciones, cobro de dividendos o intereses también tributan por el tramo del ahorro y el Ejecutivo confía en que esta partida de ingresos mejore.

El IVA, el segundo impuesto más importante por recaudación tras el IRPF, mantendrá su senda alcista, una evolución que, en este caso, se justifica por la tímida mejora del consumo privado. La recaudación alcanzará los 54.849 millones, según las previsiones de Hacienda. Si se cumplen las estimaciones, será la segunda mayor recaudación desde que se introdujo este impuesto en 1986. Solo en 2007 se lograron más ingresos. En cualquier caso, desde entonces, el principal impuesto indirecto ha registrado dos subidas fiscales, una en 2010 y otra en 2012. Así, el tipo general del IVA ha subido en solo dos años del 16% al 21% y el tipo reducido pasó del 7% al 8%. A pesar de que Bruselas reclamaba que el Ejecutivo redujera la lista de productos bonificados con tipos impositivos reducidos, el Presupuesto de 2014 no contempla ninguna medida en este sentido.

El impuesto sobre sociedades –que grava los beneficios empresariales– será el tributo que más crecerá en 2014 y aportará a las cuentas del Estado 22.327 millones, un 5,4% más que en 2012. Se trata de un incremento considerable y que se explica por la prórroga de las supresiones de beneficios fiscales y la prohibición de deducir las pérdidas en el exterior. La capacidad recaudatoria de este impuesto se encuentra muy lejos de los 44.800 millones ingresados en el ejercicio 2007.

Hacienda calcula que los ingresos tributarios totales (sin incluir tasas o ingresos por venta de patrimonio) alcanzarán los 178.632 millones. Esta cifra se logrará tras aprobar las mayores subidas fiscales de la historia. Y, aun así, la recaudación se encuentra por debajo de los ingresos tributarios alcanzados en 2006 y 2007. Hacienda confía en que, a partir de 2014, los recursos del Estado empiecen a subir por efecto del crecimiento económico y no por los incrementos impositivos.

El impacto total de las subidas fiscales aprobadas desde que Rajoy se convirtió en el inquilino de La Moncloa alcanza los 32.870 millones para el año 2014, según los datos facilitados ayer por el Ministerio de Hacienda. Nunca antes se había registrado un impacto presupuestario tan elevado por incrementos tributarios. Montoro, que siempre había defendido las rebajas fiscales, señala que la situación de las finanzas públicas obligó a adoptar medidas drásticas que han permitido reducir el déficit y evitar que España fuera rescatada por la imposibilidad de financiar sus números rojos.

Más allá de la política tributaria, el Ejecutivo ha presupuestado 9.222 millones por la lucha contra el fraude fiscal, un 1%. Se trata de un incremento muy prudente si se tiene en cuenta que, en 2013, la recaudación presupuestada de operaciones de prevención y control aumentó un 11,7%. Hacienda, que en 2012, endureció las leyes contra el fraude fiscal, mantiene la misma financiación para la Agencia Tributaria, que contará este año con 949,2 millones, un 0,1% más que en 2013. La plantilla se reducirá hasta los 15.241 efectivos frente a los 16.033 empleados actuales.